El VIH uno de los problemas de salud pública más recurrentes alrededor del mundo

shutterstock_236439424.jpg

Ximena López 

”El mundo ha detenido y revertido la propagación del VIH. Se ha conseguido disminuir la epidemia y las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el sida se han reducido de forma drástica desde que esta alcanzara su punto álgido. Ahora la respuesta va más allá: acabar con la epidemia de sida para 2030”. Naciones Unidas.

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) estima que en 2017,  36,9 millones de personas vivían con el Virus de Inmunodeficiencia Humana en el mundo y al menos 35.4 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el Sida desde el comienzo de la epidemia.

Aún con la cantidad de opciones y métodos efectivos para la prevención del VIH, el incremento de la enfermedad en los últimos años no ha descendido lo suficiente, por lo que la ONUSIDA prevé reducir las nuevas infecciones de los 1,8 millones de 2016 a menos de 500 000 para 2020.

La infección por VIH sigue siendo uno de los problemas de salud pública más recurrentes alrededor del mundo; desde junio de 1981, cuando científicos en los Estados Unidos informaron de la primera evidencia clínica de la enfermedad que más tarde pasaría a ser lo que se conoce como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA. Su causa, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), se identificó en 1983.

Ocupa Oaxaca, noveno lugar a nivel nacional en casos de VIH-Sida

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el VIH se define como el virus de la inmunodeficiencia humana que infecta a las células del sistema inmunitario, alterando o anulando su función. 

El VIH está presente en los fluidos corporales de una persona que ha contraído la infección (sangre, semen, fluidos vaginales o leche materna) y se puede transmitir a través de relaciones sexuales sin protección y también se propaga entre las personas que consumen drogas intravenosas con agujas no esterilizadas, así como por medio de productos sanguíneos no controlados. Las madres pueden transmitirlo a sus hijos durante el embarazo, el parto o el amamantamiento si estas son seropositivas.

De acuerdo a cifras del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de VIH-SIDA emitido por los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Oaxaca ocupa el noveno lugar a nivel nacional por el número total de infecciones, siendo seis mil 571 casos de sida y dos mil 689 personas infectadas con virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Asimismo el Consejo Estatal para la Prevención y Control de Sida (COESIDA), en Oaxaca, refiere que de los más de seis mil  casos detectados de VIH Sida del año 1986 a 2018, el 80 por ciento de ese total resultaron ser personas pertenecientes a comunidades indígenas.

De los 570 municipios en el Estado, al menos en 400 existen personas infectadas con el VIH, sin embargo el presupuesto asignado al COESIDA en la entidad de 10 millones de pesos anuales, es insuficiente para atender los casos en Oaxaca; a ello se suma la falta de información en lenguas maternas sobre el tema.

De acuerdo con  Coesida, en Oaxaca a la semana se detectan ocho nuevos casos de personas infectadas. Sin embargo existen cifras oscuras cuando se desconoce el número total de personas que están contagiadas y en ocasiones ni el mismo portador lo sabe, hasta que los efectos de la enfermedad lo indican.

El riesgo de contraer el VIH es 27 veces mayor entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, 23 veces mayor entre las personas que se inyectan drogas, 13 veces mayor para las trabajadoras sexuales, 12 veces mayor para las mujeres transgénero.

La Prueba de detección del VIH

Para saber si se tiene el VIH, es necesaria una prueba específica de laboratorio que detecta anticuerpos contra el virus. Existe gran variedad de pruebas, la más conocida es Elisa que consiste en una pequeña muestra de sangre. Para tomar la decisión sobre hacerse o no la prueba es necesario que se valore el riesgo al que se ha estado expuesto. 

Se consideran factores de riesgo tener relaciones sexuales (vaginales, anales u orales), sin protección con una o más personas de igual o diferente sexo, relaciones sexuales ocasionales con una o más personas de igual o diferente sexo, relaciones sexuales con una persona que vive con VIH o Sida, el uso de drogas intravenosas, se ha tenido alguna Infección de Transmisión Sexual, o algún accidente si se trabaja en el área médica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s